Restaurante Casa Ángel

¡Así es como se come una paella!

A nadie escapa que la paella es el plato más conocido de la cocina española. De ella se han realizado numerosas versiones y variaciones, renovaciones e incluso reinvenciones que están muy alejadas de la tradicional paella valenciana, pero, ¿cómo se come una paella según la tradición valenciana?

Sin embrago, hoy por hoy, nadie se ha parado a pensar en que la paella es mucho más que un conjunto de ingredientes que se cocinan en un recipiente concreto. Y es que no sólo hay que saber cómo se hace una paella, también hay que conocer su significado. Especialmente en lo que a la forma de comerla se refiere.

En la Comunidad Valenciana la paella es sinónimo de hermanamiento y de familia, de ahí que suela comerse unos días concretos y de una manera especial. Si no sabes a lo que nos estamos refiriendo, no te preocupes, en Restaurante Casa Ángel hemos preparado este artículo con el que queremos ayudarte a conocer cómo se come una paella. Presta atención y toma nota para la próxima vez que pienses en comer paella.

Restaurante Casa Ángel

 

Cómo se come una paella

La paella es una elaboración de grandes dimensiones que, por sus particularidades, pide ser compartida. De ahí que en muchas reuniones familiares (especialmente las de Valencia, pero también en toda España) la paella sea uno de los recursos habituales. Y es que se trata de un plato en el que muchas personas pueden aportar algo, que se hace poco a poco y que permite coronar la mesa en la que se degustará la comida.

En Restaurante Casa Ángel consideramos que el valor simbólico de la paella debe reclamarse con la misma fuerza con la que se defiende su receta original o la calidad del recipiente en el que se cocina. De ahí que hayamos redactado este decálogo en el que queremos expresar cuál es la manera adecuada de comer una paella.

  1. La paella se come con tenedor si nos la han servido en un plato. Es decir, si vamos a comer nuestra ración. En caso de que vayamos a comer directamente de la paellera, la tradición dice que debemos usar cuchara. Antiguamente el protocolo marcaba que esta cuchara fuera de madera, pero hoy día dado que son más complicadas de encontrar, podemos pasar por alto este detalle y manejar una cuchara metálica.
  2. La distribución de la paella se hace como si se tratara de una tarta. Es decir, se hace por porciones. A cada una de las personas que hay en la mesa le corresponde un triángulo desde los laterales hasta el centro. Y no podemos invadir el de otro comensal, por mucho que nos apetezca la gamba o el trocito de carne que haya en su zona.
  3. La paella debe comerse directamente de la paellera, aunque sea algo a priori, extraño.
  4. Si hay alguien que quiere que se le aparte su ración, no hay problema. Se la servimos en un plato y listo. Eso sí, a la hora de sacarle se hace del centro de la paella, nunca de los laterales. Y es que si hacemos esto último estaremos entorpeciendo la división del resto de la paella.
  5. Para que no se caigan los granos de arroz, lo suyo es llenar la cuchara bien y apelmazar un poco su contenido contra los bordes de la paellera. Ojo, un poco, no hay que aplastar la totalidad del contenido de la cuchara.
  6. Si no te gusta alguno de los ingredientes que han caído en tu porción, los puedes separar con el extremo de la cuchara que no entre en contacto con tu boca y depositarlo en el centro. Seguro que algún alma caritativa se hará cargo de ello.
  7. Cuando uno de los invitados a la paella ya ha saciado su apetito, bastará con que apoye la cuchara sobre la paella para que el resto sepa qué está ocurriendo. Si ha dejado algo de su porción, estará a disposición del resto de las personas que comparten la paella.
  8. A nadie escapa que el “socarraet” es de lo más atractivo de la paella. Cuando aparezca se debe repartir de manera equitativa entre todos los comensales.
  9. La comida concluye cuando todas las personas que están en la mesa se retiran de la misma; o cuando ya no queda ni un granito de arroz que poder llevarse a la boca.

Dado lo divertido y entretenido que resulta comer paella, lo ideal es hacerlo en familia o con un grupo de amigos. Comentando lo que nos parece la misma e incluso proponiendo nuevas recetas o secretos a la persona que la haya preparado.

Es conveniente, además, ir regando cada bocado de paella con un buen vino o con un buen trago de agua.

Restaurante Casa Ángel. como se come una paella

 

Ahora pues, ya sabes cómo se debe comer una paella. Y ya puedes compartir este momento de la mejor manera posible con tus familiares y amigos. Sobre todo si es en nuestro restaurante, donde cuidaremos que todos participéis de la experiencia con el mismo éxito.

Paellera. Restaurante Casa Ángel

El éxito de la paella está en su recipiente

Los expertos en cocina afirman que el éxito de la paella está en su recipiente. Y esto es de alguna manera cierto, pues aunque la calidad de los ingredientes que se emplean en la realización de una paella es de vital importancia para su resultado; lo cierto es que la manera en la que se reparte el calor y se distribuyen en la paellera, es lo que lo hace diferente a otras elaboraciones con arroz. Y es que la paellera es el único que consigue darle al arroz de esta combinación el punto justo de acabado.

Sin embargo, y aunque la paellera es muy popular, pocas personas conocen su origen, sus variantes, sus particularidades, etc. De ahí que en Restaurante Casa Ángel hayamos considerado interesante dedicarle un artículo a este recipiente tan particular.

 

Paellera: el secreto del éxito

Una paellera es un recipiente que se emplea para cocinar. Fundamentalmente, para cocinar paellas. De ahí que el nombre del plato se parezca tanto al nombre del utensilio en el que se prepara.

Se trata de una gran sartén circular con dos asas laterales. Generalmente se elabora con metal, principalmente acero inoxidable porque es más asequible por la población general. Sin embargo, las paelleras más preciadas son aquellas que se fabrican con hierro o acero. Pesan más pero también consiguen repartir mejor el calor.

Las principales características de la paellera es que es poco profunda y muy ancha, lo que permite cocinar los ingredientes ajustando los tiempos de evaporación adecuados. Por ello, si vamos a adquirir una paellera deberemos prestar atención a estos elementos: el material con el que se ha realizado y la profundidad de la misma. Esta última no debe superar los 5 o 6 centímetros. Es decir, debe tener mucho diámetro y ser poco profunda.

El diámetro de una paellera depende de la cantidad de comensales que vaya a ingerir la paella que preparemos. Así, por ejemplo, para cuatro personas se suele emplear un recipiente de 40 centímetros de diámetro.

Gracias a sus asas podemos afianzar bien la sartén sobre la fuente de calor y retirarla cómodamente de la misma una vez que hayamos terminado de prepararla. Eso sí, debemos tener cuidado de no quemarnos porque suelen estar realizadas en el mismo material que el resto de la paellera. Y, como sabemos, el metal es conductor del calor.

Antes de utilizar una paellera, debemos limpiarla con vinagre y gravilla. De esta manera conseguiremos que nuestra realización no tenga un sabor metálico. Una vez que la hayamos empleado y limpiado, lo ideal es que la conservemos con un poco de sal fina o un poco de harina espolvoreada. Le ayudarán a absorber la humedad y mantenerse de la manera adecuada. Mucho cuidado con los falsos mitos. Guardar una paellera habiéndola impregnado antes de aceite lo único que conseguirá es que le dé un sabor rancio a nuestras paellas.

Aunque tradicionalmente las paelleras se han empleado sobre fuego, en la actualidad hay modelos que nos permiten cocinar sobre todo tipo de cocinas vitrocerámicas.

Su nombre significa sartén en valenciano. Igual que ocurría con la palabra originaria de sartén en latín (patella). Sin embargo, este utensilio de cocina es también conocido como caldera. Sobre todo en la zona de La Albufera, cuna donde se originó la paella como plato.

 

Paellera. Restaurante Casa Ángel

 

En Restaurante Casa Ángel elaboramos todas nuestras paellas sobre paelleras de gran calidad, con años de servicio y excelentes prestaciones. De ahí que nuestras paellas tengan ese sabor inconfundible de la cocina de antaño.

Si quieres comprobarlo, no tienes más que escoger alguna de nuestras elaboraciones de arroz del menú, hacer una reserva y llegarte a nuestro local para disfrutarla. Comprobarás cómo la paellera hace que nuestras paellas sean muy diferentes a todo lo que hayas podido probar hasta el momento.

origen de la paella. Cultivo de Arroz en La Albufera

¿De donde procede el nombre de «paella»?

La paella es el plato más popular de la cocina española. Degustada en todo el mundo, incluso en ocasiones habiendo adoptado combinaciones de ingredientes sorprendentes, la paella cuenta con el reconocimiento de chefs de todo el mundo. Sin embargo, a pesar de todas estas referencias son muy pocas las personas que realmente conocen el origen de la paella, de dónde procede su nombre.

En Restaurante Casa Ángel somos especialistas en todo tipo de elaboraciones a partir de arroz, y realizamos la paella de la manera tradicional. Por eso nos preocupamos por conseguir que nuestros comensales disfruten de una experiencia completa cada vez que acuden a nuestro local.

Y esto incluye, por ejemplo, conocer los ingredientes que empleamos o el origen de sus nombres. Para que puedas beneficiarte de estos conocimientos hemos escrito este artículo en torno al nombre de la paella. Para ello, nos hemos realizado la siguiente pregunta: ¿de dónde procese su nombre?

restaurante casa ángel. origen de la paella  

Origen de la paella: ¿De dónde procede el nombre de “paella”?

Denominamos paella al tipo de sartén grande, generalmente con dos asas –aunque podemos encontrarla sin ellas- donde solemos preparar la elaboración con arroz y otros ingredientes que recibe el mismo nombre.

Se trata de un recipiente no muy profundo, circular, en el que se reparte el calor por igual. Lo que permite que los alimentos se cocinen de igual manera y que se expongan a la misma temperatura.

La palabra paella tiene su origen en el latín, donde encontramos la palabra “patella” para referirse a sartén. De ahí que no sea extraño que en la Península Ibérica se empleara este nombre para las comidas que se hacían en este tipo de recipiente.

Cuando en la zona de La Albufera comenzó a prepararse la paella (más o menos como la conocemos hoy) se empleó esta palabra para referirse a un plato en el que la gente humilde echaba en su interior aquello a lo que podía acceder. Es decir: arroz, verduras de la huerta, pescados de la zona que se pescaban en las barcas, etc.

Poco a poco, la popularidad de la forma en la que se cocinaba el arroz en la Comunidad Valenciana fue extendiéndose y se denominó paella a cualquier elaboración de arroz que se realizara “al modo valenciano”, “a la valenciana”.

Llegados a este punto hay que recordar que la paella como elaboración culinaria surgió entre los siglos XV y XVI. Resultado de la necesidad que tenían los campesinos y pastores de contar con una comida contundente que les ayudara a afrontar la jornada diaria.

Esta comida se preparaba en el campo, sobre la marcha, y debía componerse de los alimentos que tenían a mano. Verduras de la huerta, carnes de conejo o de ave, arroz, aceite de oliva, azafrán y poco más. Eso sí, admitía múltiples variantes atendiendo a los animales y vegetales que se pudieran encontrar en la época y zona. De ahí que encontremos referencias a paellas con caracoles en diferentes libros de cocina de siglos atrás.

Cierto es que esta costumbre también fue desarrollada por los pescadores de La Albufera, de ahí que también encontremos paellas con pescados y mariscos.

Era un plato que debía hacerse poco a poco y que se comía justo en cuanto se terminaba. Para poder aprovechar la jornada laboral.

 

origen de la paella. restaurante casa ángel

 

Hoy día, como ya hemos comentado, se puede encontrar en muchas versiones. Y todas ellas igual de ricas. Especialmente si la han realizado con arroz de La Albufera y con los ingredientes más frescos.

Así pues, la próxima vez que comas una paella ya sabes el por qué de cada uno de los ingredientes, y la razón de por qué se preparan de esa manera. Un modus operandi que seguimos en Restaurante Casa Ángel, lo que nos permitirá poder disfrutar del sabor de siempre con ingredientes de calidad y realizado a fuego lento.

Restaurante Casa Ángel experiencia sensorial

Casa Ángel, un placer para la vista y el paladar

Cuando seleccionamos un espacio de restauración en el que poder disfrutar, desconectar o celebrar hay que tener en cuenta, no sólo la variedad de sus platos o la calidad de los mismos, sino también lo que te hace sentir, una experiencia sensorial. Da igual que vayamos solos o con amigos o familia.

Y es que todo influye en la manera en la que degustaremos las creaciones culinarias de un restaurante. Pues no es lo mismo comer en un restaurante localizado en un entorno ruidoso, poco accesible o sin vistas al exterior; que hacerlo en un lugar ubicado en medio de un paraje natural, junto a una laguna, mirando el ir y venir de las olas del mar, etc.

Esto es lo que ocurre en Restaurante Casa Ángel, un espacio singular ubicado al pie de La Albufera. Un local en el que podemos comer mientras disfrutamos de unas excelentes vistas de un entorno privilegiado, donde nos podemos fundir con la naturaleza. Y hacerlo mientras degustamos unas excelentes creaciones culinarias donde se rescatan  las recetas tradicionales valencianas.

Con todo ello, comer en Restaurante Casa Ángel es una experiencia para los sentidos. Y es que un entorno tan relajante y sugerente potencia a cada uno de los ingredientes. Desde sus olores hasta su gusto, pasando por el color o la textura. De esta manera, cuando nos sentamos a la mesa en Restaurante Casa Ángel, estamos participando de un entorno sensorial, donde se potencia la relajación y se nos olvida el estrés. Lo que supone una manera excelente de relajarse y disfrutar. De hecho, algunas de sus ofertas incluyen un paseo en barca por La Albufera para ponerle la guinda a la comida. Un momento que suele coincidir con la puesta de Sol en la zona y nos brinda la posibilidad de disfrutar de unas estampas únicas e irrepetibles de la zona.

Nuestra visita a Casa Ángel puede ser aún más relajante si la combinamos con un paseo por el entorno. Da igual que lo hagamos a caballo, a pie o en bicicleta. Lo importante es que estamos activando nuestro cuerpo para que sea más receptivo a las sensaciones del exterior.

 

La Albufera Restaurante Casa Ángel una experiencia sensorial

La Albufera, Restaurante Casa Ángel.

Una experiencia sensorial inolvidable en Restaurante Casa Ángel

La oferta de Restaurante Casa Ángel es muy variada, aunque las creaciones más demandadas son aquellas que incluyen el arroz como ingrediente principal. Un arroz de la zona, con múltiples nutrientes y unas particularidades que dan un aspecto y un sabor completamente diferentes a los platos de siempre.

Unas elaboraciones en las que también se incluyen vegetales, pescados y carnes de la zona. Productos de gran calidad que completan los sabores de cada elaboración ofreciendo degustaciones que no tienen punto de comparación con otras que hayamos realizado anteriormente.

La amplia carta del Restaurante Casa Ángel nos ofrece la posibilidad de redescubrir la cocina valenciana. Unas elaboraciones en las que ocupa un lugar destacado la paella, el plato que se originó en esta zona hace ya varios siglos.

En este sentido, en Restaurante Casa Ángel podemos disfrutar de: una deliciosa paella de pollo y conejo; o bien de una realizada con Marisco; del popular Arroz a banda; de un arroz negro o de una exquisita Fideua con la que nos chuparemos los dedos.  Siguiendo esta estela, otras opciones culinarias son: el Arroz del Senyoret; o una elaboración de Arroz meloso con gambas para quienes gustan de las texturas. Y, si nos atrevemos, nada mejor que degustar la receta propia del restaurante: un Arroz Casa Ángel con Carabineros. O algunas de sus variantes: el Arroz con bogavante o el Arroz con buey de mar. Todos ellos siempre con productos frescos de gran calidad y bien preparados.

Palla Valenciana Restaurante Casa Ángel una experiencia sensorial

Y aquí no acaba la oferta, pues su carta es muy extensa y responde adecuadamente a todo tipo de gustos. Si quieres conocerla, no tienes más que visitar nuestra página web. Un espacio en el que encontrarás, además, otra mucha información sobre el restaurante. Desde imágenes del local, hasta amplia información sobre sus menús y ofertas. Así como las distintas promociones que sus responsables lanzan periódicamente para que puedas comer en su local al mejor precio.

De manera que, si quieres disfrutar de una experiencia sensorial en la que comida y entorno se fundan para aportarte una paz que no encontrarás en otro lugar, nada mejor que visitar Restaurante Casa Ángel.