La Perellonà: tradición, cultura y paisajes de la albufera

El cultivo tradicional del arroz en la zona de la Albufera de Valencia abarca un año completo. Y es tras la siembra desde finales de abril y la recogida durante el mes de Septiembre y primeros de Octubre, hay que volver a preparar las tierras para el siguiente ciclo.

En este sentido, llegado el mes de noviembre se realiza la “perellonà”, un proceso en el que se inundan las tierras dedicadas a esta producción y que supone un atractivo para quienes disfrutan del turismo rural y gastronómico. Y es que, solo entonces, el lago recupera su extensión original –o, al menos, la que presentaba a finales del siglo XVIII-, unos límites que se conocen como el nivel de “perellonà”.

7b36f8b9-ffbd-4aa6-b39d-6523ce58f7c0
Para inundar las tierras de esta zona de la Albufera de Valencia se cierran las compuertas de los canales Perelló, Perellonet y la gola de Pujol. Estos canales reciben el nombre de «golas» y se utilizan para conectar el lago con el mar. De esta manera se consigue alterar los niveles de agua que entran y salen del lago, y que desembocan en el mar.

Una maniobra que permite realizar diferentes tareas de mantenimiento y descanso en estos campos. Espacios que permanecen en este estado hasta que en el mes de febrero se secan con el desalojo de las aguas, lo que se conoce popularmente como “l’aixugà”.

Si las lluvias han sido múltiples y abundantes durante el invierno es posible que haya que utilizar motores para extraer el agua acumulada en el lago, pues de no hacerlo así se retrasaría la plantación del arroz.

858eb4b5-bdbf-408f-bb13-a3c18a54a148

La “perelloná”: Práctica ecológica sostenible

La “perelloná” es una práctica muy beneficiosa para los campos de arroz, pues no sólo permite al subsuelo del lago recuperar nutrientes, sino que favorece la aparición de la llamada “pulga de agua”, un pequeño crustáceo que elimina los residuos que hay en su entorno haciendo que las aguas del lago recuperen su aspecto cristalino. Esta actividad conlleva que, desde la superficie se pueda observar con detalle el fondo de La Albufera, algo que no sucede durante el resto del año debido a la gran cantidad de nutrientes que se concentran en su interior y que le dan un aspecto turbio.

La “perelloná” es una práctica de riego que tiene acciones similares en otras partes del mundo. De hecho, ya el propio Herodoto describía en sus crónicas sobre Egipto, que los campesinos que trabajaban los terrenos cercanos al cauce del río Nilo utilizaban sus crecidas para organizar sus cosechas y propiciar el depósito de nutrientes como el limo y el lodo, al tiempo que aparecían pequeños insectos que propiciaban la limpieza de sus aguas.
Dado que esta situación sólo se vive durante unos meses, son múltiples las actividades de turismo rural que se desarrollan en ese momento. Actividades diferentes a las que se realizan durante el resto del año y en las que se fomenta, por ejemplo, el paseo por el lago en toda su extensión, el avistamiento de aves que acude a alimentarse a esta zona debido a la aparición de microorganismos que se alimentan de las algas que hay en el subsuelo o paseos en bici o a caballo por los caminos inundados que circundan La Albufera.
Una vez que acaba la “perelloná”, es decir, que se produce la retirada del agua, los campos se secan y los propietarios comienzan a remover el fango o a trabajar la tierra con ganchos o tractores.

d2324fb6-a265-4d51-a763-d99fe451f6e1 b804f9a7-a94c-41d5-97ca-83060c2268fb

 

 

 

 

 

 

 

Terminadas estas labores se vuelven a inundar los campos y se colocan los sacos de arroz en remojo junto a los canales o a las acequias durante 24 horas. De esta manera se propicia el germinado del arroz preparándolo para su posterior siembra. Su colocación sobre el terreno se realiza siguiendo la técnica del voleo, también conocida como la acción de “mezclar el arroz”.

Esta cosecha se recogerá durante el mes de septiembre, momento en el que el arroz se encuentra en su máxima madurez.

Esta actividad es el eje económico de muchas de las localidades que circundan La Albufera, razón por la que durante el otoño se celebran las fiestas agrarias semejantes a las que se realizaban en la antigüedad en toda la cuenca mediterránea.

Visitar Valencia: Paseos en Barca por la Albufera

Valencia es una provincia rica y llena de contrastes en la que podemos disfrutar de unas vacaciones en familia o en solitario, sin necesidad de cambiar de localización.

Y es que, además del equipamiento cultural y de ocio de la capital o de su entorno inmediato, que es mucho y variado, Valencia cuenta con un encanto natural propio de su geografía y de su localización natural.

De esta manera, por ejemplo, basta con salir del entorno urbanita para encontrarnos con La Albufera, un parque natural de gran belleza que nos ofrece la posibilidad de realizar múltiples actividades a través de las cuales podemos acercarnos a la tradición de la zona y dar agradables paseos en barca.

Paseos en barca por la albufera: Una de las actividades más reclamadas por los turistas

El Parque natural de La Albufera es una de las zonas húmedas más importantes de la península Ibérica. Se trata, además, de un espacio en el que podemos encontrar el lago más grande de España, lugar escogido por muchas especies de aves acuáticas para hibernar.

Las aguas de esta zona tienen unas particularidades definidas que han hecho que el cultivo de arroz se haya desarrollado notablemente. Un grano de calidad óptima muy bien valorado en las cocinas nacionales e internacionales, que se emplea para cocinar las tradicionales paellas (que tienen su origen en esta zona) y otros platos típicos de esta zona como el arrós a banda.

Si queremos descubrir los encantos de La Albufera y acercarnos a sus tradiciones, lo mejor es visitar El Palmar. Un espacio en el que se han conservado en muy buen estado muchas de las tradicionales «barracas» que existen en Valencia. Muchas de ellas son viviendas hoy en día y algunas se han convertido en pequeños museos  pequeños museos donde se recogen aperos y demás objetos relacionados con la agricultura y la pesca tradicional de la zona.

Además existen muchos restaurantes autóctonos en los que podemos disfrutar la tradicional gastronomía valenciana con una gustosa comida para, posteriormente, dar un paseo en barca por el lago.

En cualquier caso, en la zona existen múltiples empresas y centros de interpretación que ofrecen la posibilidad de hacer visitas guiadas por los cultivos de arroz de  sus alrededores. Estas actividades suelen comenzar en la zona conocida como Muntanyeta dels Sants (Montaña de los Santos), que con sus 30 metros de altura permiten disfrutar del paisaje agrícola que se desarrolla en el Parque Natural de la Albufera. Un espacio que, dependiendo del momento del año en que lo visitemos, adoptará un aspecto u otro. Este itinerario está especialmente indicado para quienes deseen conocer las variedades que hay de arroz y las particularidades de cada una de ellas.

paseo en barca palmarPor supuesto no es posible disfrutar y conocer este maravilloso entorno sin dar un paseo en barca por la albufera. El paseo en barca por el lago sin duda maravillará a cualquier turista, del mismo modo que fascina a todos los valencianos, que acuden de forma regular a realizar esta actividad enriquecedora y relajante, que te acerca a los orígenes de la cultura valenciana y a las actividades más arraigadas de esta zona, como es la pesca y el cultivo del arroz.

 

Playa natural

playa del salerPara quienes deseen disfrutar de la playa, la zona de La Albufera también ofrece atractivos. Así, extensos pinares y amplias dunas forman la Dehesa, un espacio de alto valor ecológico que separa el mar del lago de La Albufera. Esta zona conforma la costa conocida con el nombre de Playa de El Saler, que cuenta con el reconocimiento de la bandera azul a la calidad de sus aguas y una de las más atractivas de Valencia.

Este entorno, además, se ha adaptado para la práctica de diferentes deportes al aire libre como el senderismo, el dehesa del salercicloturismo o las rutas ecuestres. En este sentido hay que destacar que los profesionales han diseñado dos rutas especialmente recomendadas para los visitantes que deseen desplazarse a pie, a caballo o en bicicleta. Estas son: la Ruta roja El Racó de l´Olla (un itinerario de menos de un kilómetro que cruza el parque y que comienza en el Centro de Interpretación, donde el visitante recibe todo tipo de información sobre lo que va a ver en su desplazamiento), y la Vía Augusta (en homenaje a la calzada romana más importante de la Comunidad Valenciana y una de las más extensas de la comunidad autónoma).

En esta zona, también es posible practicar el golf , de hecho esta actividad despierta muvhísimo interés turístico también  y es que el campo de golf que se encuentra en este espacio está considerado como uno de los 50 mejores de todo el mundo, según los especialistas.

En todos los casos pues, las posibilidades que presenta la zona de La Albufera son múltiples, variados y se adaptan a todo tipo de públicos. Esto le convierte en una referencia obligada de quienes desean visitar Valencia este verano.

Restaurantes en el Palmar con paseo en barca (Valencia)

A orillas del Parque Natural de La Albufera se encuentra El Palmar, una isla de gran valor natural muy apreciada por los turistas que se acercan a la Comunidad Valenciana. Su economía, profundamente vinculada con la pesca y el cultivo del arroz han hecho que, con el despliegue del turismo rural, se hayan vuelto señas de identidad propias de hoteles y restaurantes.

Si queremos pasar el día introduciéndonos en las tradiciones valencianas, lo mejor es acercarse a este entorno y disfrutar de su laguna costera, de su embarcadero o de sus múltiples edificios religiosos y civiles (incluyendo las populares barracas inmortalizadas por Vicente Blasco Ibáñez en sus obras literarias).

Para reponer energía nada mejor que acercarse a algunos de sus múltiples restaurantes donde degustar la comida tradicional valenciana. A veces es posible elegir Restaurantes en el Palmar con paseo en barca por la albufera.

Restaurantes en el Palmar con paseo en barca

Restaurantes en El Palmar con paseo en barca: una experiencia única. 

Esta bonita y única experiencia de visitar la Albufera de Valencia y la pedanía del Palmar se multiplica si el local escogido para comer cuenta con excelentes vistas al marjal. Este es el nombre que reciben las zonas húmedas, generalmente cercanas al mar, que tienen una gran riqueza tanto en lo que respecta a la fauna como a la flora. Elementos que convierten el marjal en entornos muy atractivos para el turismo rural y para la realización de paseos en barca, como los que se realizan en la Albufera a la altura de El Palmar.

En este sentido, la primera recomendación es el Restaurante Casa Ángel, una masía reconvertida en la que se pueden degustar algunos de los platos típicos valencianos, elaborados con productos frescos de la zona, incluyendo el arroz de La Albufera. Combinaciones elaboradas por los hermanos Rocío y Vicente Ferrer que incluyen la denominada “Paella del Palmar”, una variante del plato más popular de la Comunidad Valenciana, en la que se emplean pollo, conejo y verduras frescas de la huerta, además de arroz, como ingredientes principales.

En estos restaurantes típicos valencianos también es costumbre degustar el “All i pebre”, una propuesta a base de anguila que tiene una larga historia en la cocina valenciana.

Además de la calidad de sus platos, comer en el Restaurante Casa Ángel es un regalo para los sentidos, pues sus instalaciones cuentan con un amplio mirador desde donde poder observar el entorno desde primera línea, pues se encuentra rodeada casi totalmente de agua y arrozales.

Sus comensales pueden disfrutar del paseo en barca por La Albufera una vez que hayan comido en el local, o antes, según se realice la reserva. Las gestiones del viaje se realizan desde el propio local, siendo suficiente con comunicarlo al hacer nuestro pedido al personal de sala que se encarga de programar la visita en función de los platos solicitados. En este sentido hay que destacar que este local trabaja con personal exclusivo para garantía de los clientes que allí recalan.

De esta manera, viajar a la isla valenciana de El Palmar supone una experiencia para los sentidos. Una cita en la que podremos poner a prueba nuestra capacidad para sorprendernos y para descubrir que la comida puede ser el nexo con nuestro entorno natural.

Paseo en barca en La Albufera

Gastronomía valenciana: mucho más que paella en los restaurantes en Valencia

La paella es el plato más popular de la cocina valenciana, y donde mejor se puede disfrutar de esta completa y famosa receta es en Valencia, de eso no cabe duda. Incluso existen restaurantes que obtienen reconocimientos por elaborarla de la forma tradicional. Sin embargo, existen otras propuestas igual de suculentas en los fogones de la comunidad autónoma y que son ofrecidas en multitud de restaurantes en Valencia: Elaboraciones con siglos de tradición que se han ido adaptando a los nuevos gustos, pero que siguen respondiendo a las exigencias de los comensales con igual éxito.

Para darlos a conocer los establecimientos de restauración valencianos se esfuerzan por confeccionar cartas y menús propios que ofrecen a propios y foráneos, la posibilidad de ampliar sus sensaciones en el paladar.

restaurantes-en-valencia-arroz-casa-angel

Muestra de ello es, por ejemplo, el Esgarraet, un plato elaborado con pimiento y berenjena asados, a los que se añade el bacalao seco aderezado con aceite de oliva de la zona. Y es que al ser una zona costera, el consumo de pescados es habitual y siempre está presente en la mesa. Da igual que sea frito, desalado, que sea en forma de salazón o forme parte de un arroz caldoso, los pescados han sido estudiados y aprovechados para la realización de muchos platos propios de la gastronomía valenciana.

All i pebre; Una receta singular que encuentras en muchos restaurantes en Valencia

La más popular de estas creaciones es el plato All i pebre, un quiso elaborado con patatas, pimentón, ajo y anguilas propio de la zona de la Albufera. Existen muchos restaurantes en Valencia que realizan este plato de forma tradicional, aunque es en el Palmar donde es más frecuente consumirlo. Una zona en la que también podemos degustar el Suquet de peix, una mezcla de patatas, pescado, ajo y pimentón que se presenta como guiso de salsa.

Si nuestras preferencias se decantan por los vegetales, la cocina valenciana también ofrece múltiples propuestas. De hecho es rara la carta de platos que no incluya una ensalada de la casa (la típica de la región incluye tomates, lechuga y cebollas finamente cortadas). También es habitual que se haga referencia a entrantes vegetales elaborados con los productos de la temporada que se recogen en las huertas valencianas. Vegetales que se preparan a la plancha con sal y aceite, o en forma de bullit, un hervido tradicional que suele consumirse durante la cena.

No se quedan atrás los postres, donde también se han creado propuestas únicas muy vinculadas a la herencia musulmana que todavía hoy podemos rastrear en los pueblos y ciudades de la Comunidad Valenciana. Se trata, pues, de propuestas en las que están presenten los frutos secos -especialmente las almendras- y la miel.

La más popular de todas es el turrón, creación que ha sobrepasado fronteras llegando a consumirse en Asia y en el continente americano de manera significativa. Pero también podemos degustar otras creaciones, que si bien no son tan conocidas, son igual de ricas que el turrón.

Una oferta en la que encontramos los rosetones, el Panquemado (también conocido con los nombres de toña o fogaza que se elabora principalmente en la zona de Alicante), el Arrop i tallaetes (un postre elaborado con mosto de uva muy dulce y calabaza o fruta, propio del Valle de Albaida) o el Arnadí (un dulce elaborado con calabaza, boniato y almendras). En muchos restaurantes en Valencia se sirve de forma tradicional el pastelón de chocolate con galletas y cómo no, para quienes gusten más de una pieza de fruta, recordarles que la naranja valenciana está considerada una de las mejores del mundo.

Para que la mesa resulte completa es conveniente que contemos con vinos propios de la Comunidad Autónoma. Caldos que pertenecen a una Denominación de Origen propia como los vinos blancos del Alto Turia y la Serranía, o los tintos que se elaboran en Requena, Utiel y Campo de Liria. Sin olvidar en este repaso a la popular Mistela, que acompaña a las tapas de todos los bares de la región; o a las populares aguas de Valencia (un cóctel elaborado a base de zumos de naranja natural recién exprimido, y cava de la zona). Todos ellos complementos perfectos para los manjares que han nacido de la combinación del levante y del mar Mediterráneo.

Cabe resaltar que además de muy sabrosa, la gastronomía valenciana presente en multitud de  restaurantes en Valencia, es muy saludable pues están presentes en la misma las verduras y hortalizas, la carne blanca y el pescado, todo aderezado con aceite de oliva, tan beneficioso para nuestra salud. Además de sanos ingredientes la forma de preparación de los platos de la gastronomía valenciana no supone una elevada transformación de los ingredientes, algo que sin duda también agradece nuestro cuerpo, al presentar en muchas ocasiones los alimentos en su forma “cruda”, o bien cocida o asada.